Descripción

Yaxcabá (toponímico maya que significa "agua transparente de color aturquesado"), se ubica a poco más de 100 kilómetros al oriente de Mérida. Se llega por la carretera Mérida-Valladolid y en la localidad de Libre Unión se dobla, hacia el sur, en un entronque pavimentado de 18 kilómetros. Esta ciudad se cree que fue realizada por el único Cocom que sobrevivió a la destrucción de Mayapán, en 1441. Durante la colonia bajo el régimen de encomienda estuvo a cargo de Joaquín de Leguizano (1562) y Andrés de Valdés. La población fue testigo de cruentas batallas de la Guerra de Castas y aloja un templo con hermosos retablos de los siglos XVII y XVIII.

Los retablos de la iglesia parroquial de San Francisco de Asís de Yaxcabá, reliquias del arte sacro del siglo XVII, constituyen ejemplos valiosos del patrimonio histórico de Yucatán. Con una decoración iconográfica rica, abundante, el retablo principal y los seis laterales del antiguo templo franciscano reflejan la importancia socioeconómica que la población tuvo hasta mediados del siglo XVIII. Escenario de cruentas batallas durante la "Guerra de Castas", el recinto religioso cobija no sólo muestras del arte virreinal, sino también los restos mortales de dos personajes históricos de Yucatán.

El conjunto de retablos es muy hermoso, es uno de los pocos sobrevivientes en la Península que nos muestran cómo fueron la mayoría de las iglesias de Yucatán. Cada uno de los retablos, tanto el principal como los seis laterales, son distintos, con detalles peculiares que los hacen más interesantes. El retablo principal de Yaxcabá es uno de los primeros de estilo salomónico que se construyeron en Yucatán, al parecer a mediados del siglo XVII. Data de 1650, y el discurso iconográfico que ofrece está dedicado a la Virgen de la Concepción, cuyo relieve en madera se perdió. En su lugar se instaló un nicho en el que está la efigie de San Pedro. En el tomo II del Catálogo de Construcciones Religiosas de Yucatán, editado en 1945 por la Dirección Nacional de Bienes Nacionales, se indica que la parroquia del ex convento de Yaxcabá estaba bajo la advocación de San Pedro.


En lo que constituye el primer cuerpo o base del retablo principal, se aprecian las efigies de los Doctores de la Iglesia San Agustín y San Ambrosio. En la parte superior están las imágenes de Santa Ana y San Joaquín -padres de la Virgen María-, y San Miguel Arcángel derrotando a Satanás. Los seis retablos laterales, son estilo estípite y están dedicado a diferentes patronos. Los tres retablos laterales que se encuentran al sur del templo, cada uno con adornos y colores distintos, pero sin perder la armonía del conjunto, están dedicados a Las ánimas del purgatorio -decorado con pinturas de arcángeles y el escudo franciscano-, San Antonio -en colores rojo y azul fuerte- y Virgen de la Candelaria. Entre los retablos se encuentra el púlpito -de madera y con adornos dorados.


Exeptuando el primer retablo, que data de finales del siglo XVIII, los otros, incluyendo el púlpito, son de mediados de la misma centuria. Los retablos laterales del sector norte que engalanan la iglesia de Yaxcabá recrean: La Pasión de Cristo, la Santa Cruz y la Virgen de la Concepción. También se construyeron a mediados del siglo XVIII, según los expertos.


Otros vestigios importantes que se conservan en el templo parroquial de Yaxcabá -empotrados en el muro norte- son dos lápidas funerarias de sendos personajes históricos de Yucatán: el capitán Tiburcio Cosgaya y Solís, quien murió en la rebelión que acaudilló Jacinto Canek en Cisteil, el 20 de noviembre de 1761, y el Pbro. Bartolomé del Granado Baeza y Villafaña, párroco de Yaxcabá durante 47 años, quien falleció el 13 de febrero de 1830 a la edad de 87 años. Este sacerdote escribió un informe interesante sobre las costumbres de los autóctonos de la región.

¿Como Llegar?

Publicaciones Similares

Deja un Comentario

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.