Descripción

Ha quedado claro que los mayas jamás profetizaron o hablaron del fin del mundo, como lo confirman los registros arqueológicos e históricos, pues en ningún lado se habla de catástrofes, dice Rafael Mis Cobá, escritor del libro "Falsas profecías 2012".

"Falsas profecías 2012" es de lectura fácil, pues tiene un lenguaje accesible para todo público, aunque con el rigor que ha caracterizado la labor periodística de Mis Cobá por más de 25 años. Presenta información científica aportada por expertos, como el astrónomo Arcadio Poveda y el físico Jaime Urrutia, así como por varios investigadores arqueólogos y ling├╝istas, como Barrera Rubio, Bárbara Blaha, Alexander Voss, además de sacerdotes mayas y dirigentes religiosos como el Arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlíe Belauzarán o el líder cristiano Víctor Villanueva Abuxapqui.

Mis Cobá dijo durante una entrevista en el diario Por Esto! donde el labora, ÔÇöAnte tanta desinformación de autores que, creo yo, desvirtúan el pensamiento y la forma de ver el mundo del antiguo pueblo maya, hablando de una falsa profecía del "fin del mundo", decidí recabar material que finalmente acabó en este libro para clarificar esta situación y más aún, para demostrar la falsedad de esas aseveraciones.

El escritor y periodista destacó que en las últimas dos décadas surgieron varios autores que comenzaron a divulgar que en diciembre de este 2012 se registrarían varios eventos catastróficos profetizados por los mayas. A medida que se acerca esa fecha, dijo, se han multiplicado las versiones en todos los medios de que el fin del mundo será ocasionado por tormentas solares, un alineamiento galáctico, la erupción masiva de volcanes, la colisión de un planeta oculto, el regreso de Kukulkán y hasta por la visita de extraterrestres.

El libro aporta datos para demostrar la falsedad de esas aseveraciones, ya que luego de un amplio trabajo documental y entrevistas hechas a expertos, queda claro que no hay documentos, ni estelas, ni registro alguno que hable del "fin del mundo".

ÔÇöDe lo que hablamos es de que se ha desvirtuado por completo la cuenta larga de los mayas, de 5 mil 200 años o 13 Baktunes. Incluso entre los mismos arqueólogos hay discusión en este sentido, pues discrepan de la fecha: unos hablan de diciembre de este año; otros sostienen que la fecha llegó hace 260 años y finalmente el mundo no se acabó; otros hablan de una fecha más adelante.

Se trata de un tema que ha generado un gran volumen de información, pero en su mayor parte desvirtúa el pensamiento maya, pues hay como mil 800 libros que se han escrito con la idea catastrofista del fin, además de que cuando se hace una búsqueda en Internet sobre este tema aparecen por lo menos 2 millones de sitios.

El libro contiene 264 páginas y 18 capítulos y aborda una variedad de temas relacionados con la visión del fin del mundo, como la carrera armamentista en los países poderosos; incluso al final del libro se da cuenta de 25 profecías que a lo largo de la historia se han divulgado.

Este trabajo, que le llevó al reportero cerca de un año, está basado en entrevistas a expertos en la materia.
ÔÇöLo que sí es cierto, y así se demuestra en esta obra, es que la destrucción del planeta puede suceder en cualquier momento y no precisamente por efectos astronómicos o intervención divina, sino por la acción irresponsable del hombre que ha puesto en riesgo el equilibrio de la naturaleza. Hasta enero de 2010, nueve países acumulaban 22 mil armas nucleares con capacidad para acabar con toda la humanidad. Queda claro entonces que la inconsciencia del hombre representa la principal amenaza de la extinción anticipada de la civilización humana, en la que nada tiene que ver el antiguo y extraordinario pueblo Maya.

Destacó que hasta el momento nadie sobre la faz del planeta tiene la capacidad, el don o el conocimiento suficiente para predecir el futuro y menos la fecha del fin del mundo. Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad han surgido charlatanes, personas que se creen iluminadas, catastrofistas, pseudocientíficos y hasta quienes sólo con el afán de comerciar, han asegurado diversas fechas en que el mundo se acabará, sea por desastres naturales, por la venida de alguna entidad divina y hasta por invasión de alienígenas.

Expuso que la civilización Maya fue uno de los pueblos de la antig├╝edad que logró un extraordinario desarrollo del conocimiento científico, que se tradujo en una obsesión por la medición del tiempo y en explicar los diversos fenómenos naturales que impactaban en las diversas actividades de su vida cotidiana.
ÔÇöCrearon a sus dioses y se vincularon con ellos con el afán de que a través de sus sacerdotes fungieran como intermediarios y dirigieran y ejercieran un estricto control sobre su pueblo, anticipándoles fechas apropiadas para sus siembras, cosechas, ofrendas y demás rituales. Los sabios mayas fueron grandes arquitectos, astrónomos y matemáticos, lo que les permitió crear cuando menos dos calendarios: el TzolkÔÇÖín de carácter religioso y agrícola, y el Haab para sus actividades civiles.

Explicó que mediante la mezcla de estos dos calendarios y otros registros para medir el tiempo, los mayas, como otras muchas civilizaciones, establecieron la fecha del inicio de su era o fecha cero para, a partir de allí, contabilizar el transcurrir de su vida y dejar patente los acontecimientos de trascendencia, como es el caso de las inscripciones en las estelas que casi siempre se referían a la asunción del poder de un nuevo soberano o a temas bélicos en los que resultaban victoriosos.

Así, los mayas fijaron el inicio de su era o de creación del mundo en el año 13.0.0.0.0 4 ahau 8 kÔÇÖumkú que, según la interpretación hecha por los investigadores, corresponde al 13 de agosto del 3114 a.C. Los arqueólogos consideran que el cierre de ese ciclo o cuenta larga de 5200 años concluirá en este 2012.
Mis Cobá dijo que son varias las inscripciones descubiertas que hacen referencia al inicio de la creación del mundo, pero en ninguna se menciona que después de cerrado ese período se acabaría el mundo, y quienes lo han utilizado de esa manera son sólo charlatanes y muchos de ellos desconocedores de la cultura maya.
ÔÇöEl planeta Tierra sí se destruirá y con él todos los seres que lo habitamos; eso es algo cierto y completamente seguro cuando el Sol llegue a su ciclo de vida como consecuencia de las leyes que gobiernan el universo, pero para llegar a esa fecha faltan unos cinco mil millones de años, de acuerdo con las investigaciones de los científicos. Pero también es claro que la destrucción de la vida sobre la faz de la Tierra puede adelantarse y no precisamente por desastres naturales, sino por la misma acción irresponsable del hombre que ha hecho todo lo posible por contaminar el planeta con efectos negativos para todos los seres que conviven en ella, apuntó.

Dijo que todavía más preocupante puede resultar la posibilidad real de una guerra nuclear que en cualquier momento un gobernante loco pueda iniciar con apretar simplemente el botón para explotar la primera bomba que sería el inicio del holocausto. Los datos más recientes revelan que nueve países acumulan ahora unas 22 mil armas nucleares, suficientes para matar a toda la humanidad más de una vez.
ÔÇöEn este libro pretendo aportar el mayor número de elementos posibles sobre el tema del 2012 y las falsas profecías del apocalipsis atribuidas falsamente a los mayas, para lo cual realicé entrevistas a dirigentes religiosos, arqueólogos, astrofísicos, psicólogos, herederos de la sabiduría maya e investigadores serios, además de la documentación histórica y científica recabada de diversas obras de expertos sobre el tema, concluyó.

¿Como Llegar?

Publicaciones Similares

Deja un Comentario

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.